domingo, 23 de febrero de 2020

Novelas ¿sexuales?


¿Les intriga el título? Y les aclaro que no me refiero a las de la televisión sino a las escritas como tampoco me refiero al Kamasutra. Como autores conocemos muy bien la diferencia entre la novela romántica, la romántica erótica y la erótica porque las tres son clasificaciones muy diferentes y que se deben aclarar. (El que tenga un 18+ en las portadas ya no basta) Hace algunos años escribí sobre esto del romance y el erotismo y porque dentro del género romántico comenzó a meterse el erotismo y las escenas subidas de tono, de allí que comentara sobre el asunto y la delgada línea que hay con el tema del erotismo. Sin embargo la misma delgada línea hay entre el erotismo y lo pornográfico y más controversia aún, el tipo de lenguaje a utilizar porque no se trata de uno muy adulto sino de que se pasa de vulgar, algo que difícilmente se tolera y más en la narrativa. Pero ¿qué son las novelas sexuales? Extraño término ¿no? Meditaba sobre esto a raíz de una selección de escenas eróticas escritas, sin duda la narrativa es fuente inagotable de inspiración para dar rienda suelta a la imaginación y no se trata de libros escritos por sexólogos que se catalogan como “educación sexual” en términos médicos hay miles de libros sobre sexualidad, la ayuda inmediata a los problemas masculinos y femeninos está a la mano así como el disfrute del placer sugeridos por los especialistas, sin embargo cuando se tiene el deber de hacer las cosas puede no ser agradable y el problema en pareja continúe, en cambio cuando la imaginación toma partido el asunto puede ser otro y es aquí donde entran las “novelas sexuales” (que son mejores que cualquier medicamento estimulador)
Comentaba en una edición de la revista sobre lo indispensable que es para los hombres la estimulación visual, refiriéndome a que ellos prefieren las películas eróticas o los vídeos triple XXX, en cambio para la mujer es diferente y si le gusta leer es posible que prefiera ver las escenas candentes en las páginas de un libro que en la televisión porque hay que reconocer que algunas veces hay cosas asquerosas que lejos de excitarla le pueden revolver el estómago.
Decía en un artículo que la novela romántica se enfoca en —como su nombre lo dice— el amor, la novela romántica/erótica tiene un balance entre el 50% de amor y sexo y la netamente erótica es porque contiene más escenas de sexo que de amor, pero ¿cuáles son las novelas sexuales? La narrativa erótica puede tener escenas de alto voltaje, sin embargo las descripciones se siguen midiendo, en cambio la novela sexual (que no es gráfica) su nombre lo dice todo y no deja nada a la imaginación, absolutamente nada haciendo que quien sea cautivo de la lectura llegue a desear el momento, a vivirlo con la misma intensidad, a disfrutarlo y, dependiendo de la disposición a buscar ese alivio solo o acompañado. Tal es el poder de este tipo de novela que no se necesita nada más para tener una vida íntima sana ya que como seres humanos respondemos a estímulos, de hecho la simple lubricación íntima ya es ganancia puesto que en el caso de la salud sexual femenina es una barrera contra las bacterias y puede evitar infecciones vaginales. ¿Y cómo reconocer estas novelas? Así de simple:
*El amor no es el eje aunque puede ser necesario.
*Contienen posiciones sexuales específicas.
*Descripciones del momento muy explícitos.
*Lenguaje adulto muy subido de tono (y puede ser soez y muy vulgar)
*Se llaman las cosas y situaciones íntimas por su nombre (dependiendo de la nacionalidad o país de quien escriba)
*Descripciones del encuentro sexual consentido; sea sexo casual, sexo salvaje, orgías, o simplemente hacer el amor (nótese que hay una diferencia entre “tener sexo” y “hacer el amor”) como también puede describirse situaciones no consentidas como la violación o cualquier otro tipo de abuso.
*Perversión Sexual
*Uso extremo del BDSM
*Relaciones LGBT
Y estas son sólo algunas, reconocerlas es fácil, puede ser una simple escena o medio capítulo o el capítulo entero o de plano que el libro trate como eje cierto tema para la trama pero todo a puro fuego, escenas completamente calientes, descripciones sin tapujos, aquí no hay lugar para tabúes, simplemente una novela sexual equivale a una película o vídeo de sexo puro. ¿Imaginan el asunto? Es lectura porno, no erótica, va mucho más allá, en los libros existen esas escenas, esas que sobrepasan al erotismo.
Recordemos que en la narrativa las fantasías sexuales pueden darse en cualquier lugar; gimnasios, discotecas, playas, clubes y llevar el encuentro sexual a otros y no sólo a la habitación como en un auto, en un bosque, dentro de una piscina o en un callejón pero siempre teniendo en cuenta la descripción específica que es donde radica la diferencia entre lo erótico y lo sexual. Una novela de este tipo muestra las “sexaciones” de ese encuentro sin omitir nada, como dije los hombres se excitan con la vista en cambio la mujer es por el tacto, el hombre debe ver y la mujer debe ser acariciada y en el caso de la lectura la imaginación tiene su mejor partido. ¿Y reconoces las novelas sexuales? ¿Las has leído? Recuerda esto; una novela erótica es como una película del sistema de cable un sábado a media noche, (no se ve completamente el acto) en cambio una novela sexual son como los canales tiple XXX que debes pagar como paquete aparte, en donde la cámara no omite nada, en otras palabras, una novela sexual equivale a “material pornográfico escrito” ¿Entiendes la diferencia? Sería bueno que se agregara este término de “novela sexual” al momento de catalogar los libros cuando se publican porque hay muchas bastante subidas, esto me recuerda que hace años cuando salía la cartelera de cine en el periódico y pasaban todavía algunas películas de esa índole, salía la advertencia “mayores de 21” y obvio en horarios nocturnos. ¿Se debería advertir en las portadas con el 21 y no con el 18 para medir la intensidad de lo que se va a encontrar el lector? ¿Qué piensas de las novelas sexuales? ¿Estás de acuerdo con este artículo?

domingo, 8 de abril de 2018

"La Emperatriz" de Itxa Bustillo

Para no tener abandonado el blog debido a su temática —y porque he dejado de leer erótica y lo confieso— vengo con una nueva entrada presentando mi última obra. Se preguntarán qué tiene de letras prohibidas ya que es ficción histórica pero si tiene algo de eso o al menos lo advierto en su sinopsis y se los presento antes de continuar.

Sinopsis:
Perseguir y capturar a “El Fantasma del Galeón” un barco pirata con posesiones inglesas y españolas robadas que iba rumbo a Tortuga era la misión que llevaría a cabo como corsario el capitán Charles Walker, más conocido como “el lobo marino Walker” pero el curso los llevó por otro rumbo trastocándole la misión y los planes.
Cuando “El Emperador” su barco y uno de los navíos más veloces y con la tripulación más temible y sanguinaria llegó a “Puerto de la Cruz” en “La Española” jamás se imaginó que con la ciudad saqueada y el botín, tuviera también que llevarse algo más y la casualidad por haber estado en el lugar equivocado le costaría caro.
Con los años su legado y el peso de su nombre continuaría y “La Emperatriz” surcaría los mares de manera temible haciendo su voluntad y posicionando su lugar en la historia de la piratería con el mismo peso con el que lo han hecho todos aquellos que por siglos han enarbolado con orgullo y fervor amenazante su insignia; esa del cráneo y las tibias o espadas cruzadas, la bandera negra de la calavera.
Ambición, odio, venganza…
Cuando los hombres pierden su voluntad, cuando sólo una mujer es la única perdición.
¿Quieres conocerla?
Esa fue su herencia, esa fue su libertad, esta es su historia.
Nota: Esta obra no es recomendable para menores de edad.


Lo que creí un libro único quedó en bilogía ¿y por qué no se recomienda a menores de edad? Simplemente por no censurar algunas descripciones que pueden resultar algo ofensivas para lectores sensibles, de ahí la advertencia. ¿De que trata la historia? Como se indica es una historia ficticia ambientada en el Caribe del siglo XVIII donde el destino de una joven cambió para siempre y donde la venganza era su único impulso cada día. Se convirtió en alguien diferente y viviendo la vida que escogió, se llenó de experiencias personales que se conocen a lo largo del libro, mismas que no sólo compartió con sus hombres sino con uno que jamás se imaginó conocer.
Y es que como lo digo en el mismo libro tuve que ir más allá hasta en vocabulario para poder escribir esta historia como realmente debía ser por su temática sobre piratas y por lo que fueron en la historia. Menciono tanto piratas reales como ficticios y así mismo lugares, fue un reto hacerlo pero estoy contenta y satisfecha con el resultado final y para que se hagan una idea y se animen a conocer la historia si aún no la conoces les presento una zona spoiler.

***ZONASPOILER***   **ZONASPOILER**   **ZONASPOILER**  **ZONASPOILER**


"El tiempo parecía detenerse y la fiesta ir de maravilla hasta que los gritos de alarma, las campanadas de alerta y los disparos por todas partes comenzaron a llenar de terror a los presentes que corrían despavoridos buscando refugiarse y salvar sus vidas. El aire empezaba a oler a humo de pólvora y por ende a nublarse el horizonte. Unos fueron perforados por las balas, otros acuchillados y degollados, otros heridos los arrojaron por el acantilado para que se despedazaran entre las rocas y la mayoría de las mujeres fueron ultrajadas para saciar el feroz apetito de sus atacantes. Los gritos de todos y la sangre que corría era la viva muestra del infierno que en ese momento se vivía. Todo los tomó por sorpresa, los que llegaron del mar arrasaron con todo a su paso, fue una noche de terror, fue una matanza despiadada, cuerpos tendidos de hombres, mujeres y hasta niños fue la huella que quedó de su cruel naturaleza en Puerto de la Cruz."

***

El hombre desvió la mirada a la tela blanca de la camisa, sólo unas cintas de cuero la ataban de esa parte y sabía que sí se soltaban podía ver los encantos de buen proporción que ella tenía. Se saboreó.
—Y tú como todo borracho también eres un imbécil —con agilidad sacó también una daga de su bota y se la ensartó en el costado, el tipo gritó cayendo a su lado.
—¡Maldita perra traicionera! ¡Eres igual que todas! —gritó de dolor tratando de sostenerse la sangre que le borbollaba.
—¿Y por eso piensas que todas debemos ser ultrajadas? —le preguntó furiosa sujetándolo del cuello haciéndole recordar la manera en la que lo había encontrado, estaba dispuesta a enterrarle las uñas y arrancarle la cabeza ella misma.
—¿Y quieres tu turno? —insistió en provocarla.
—Maldito miserable —le dio un puñetazo para luego amenazar con ahorcarlo al hacer presión, el hombre comenzó a boquear.
—Eso eres, una perra como todas —insistía en insultarla aunque se le dificultara respirar—. Dicen que les abres las piernas al mejor postor, que te vendes como cualquiera, que haces orgías en tu barco y que tu tripulación entera no te sacia, por eso quisiera comprobarlo yo mismo. ¿Quieres placer? Te pondría como perra y por detrás te cogería hasta sacarte las entrañas.
La mujer sentía que ya no podía con su falta de paciencia, apretó la mandíbula y obviando los insultos del tipo lo intentó una vez más.
—Dime dónde está ese barco —le zarandeó la cabeza—. ¡¿A dónde demonios se fue?!
—¡Te cogería hasta matarte! —fue la respuesta.
Ella se hartó, ya no perdería el tiempo.
—Vete al infierno —le sentenció la mujer rebanándole el cuello con tal fuerza que casi lo decapitó.

***
En ese momento entró el rubio y ella se calmó, el pelirrojo y él se miraron con seriedad.
—¿Ya habló? —preguntó Christoff a su mujer.
—Eso está haciendo. —La Emperatriz no le quitaba los ojos al que estaba en el catre—. Soy la capitana de este barco así que no va a engañarme —le hizo ver ella al convaleciente—. Estas aguas son muy tranquilas en esta época del año y bastante profundas también, ni el clima ni ningún choque contra rocas los hizo hundirse, así que no encallaron por nada, ¿un fallo humano? ¿Error en navegación? Usted dice que iban a Nueva Inglaterra pero estaban lejos de la ruta, igual algo les produjo inestabilidad y lo único que me hace suponer es un enfrentamiento. Su barco venía a las Antillas y con seguridad a alguna jurisdicción inglesa pero alguien los atacó y no fue precisamente un barco fantasma, ¿no es así?
 El hombre algo sorprendido con la mujer al escucharla continuó con su relato.
—No tengo claro lo que fue ni cómo. Era la madrugada y mis compañeros y yo dormíamos en nuestros camarotes cuando el estruendo nos despertó dejándonos sordos y aturdidos, creímos chocar con algo pero no había sido así a pesar de ver ya el agua en nuestros pies.
—Cañones —indicó el rubio.
—Sí —le contestó el hombre—. Eso había sido y directo al casco de babor de la proa por eso el agua comenzó a penetrar, escuchamos los gritos afuera y que sobre todo venían de la cubierta. Como pudimos nos vestimos y salimos antes de que otro cañonazo nos matara allí mismo, ya el barco comenzaba a hundirse.
—¿Quiénes fueron? —la mujer sentía que la ira de pronto se apoderaba de ella y trataba de controlarse. 
 —No lo sé pero eran hombres salvajes, parecían animales sin razonar, mataban a diestra y siniestra a quienes se les resistían. Estaban armados de espadas, mosquetes, hachas y toda arma que pudieran cargar, los hombres más fuertes no tuvimos más remedio que pelear para defendernos mientras a nuestra vista intentábamos evitar la matanza, fue inútil. Se deshicieron de los más ancianos y de los pocos niños, unos vivos y otros ya muertos pero todos fueron a dar al mar y mientras los que podíamos seguíamos peleando sin poder hacer nada más, miramos como delante de nosotros las cuantas mujeres, especialmente las más jóvenes eran violadas por ellos para luego matarlas, parecía que no querían dejar a nadie vivo. Saquearon todo el barco, los camarotes, las bodegas, lo que eran las galeras, no quedó ningún hueco sin registrar, no dejaron nada.
—¿Y qué pasó con usted? —inquirió ella.

                                                                   ***

—¿Sabes lo que hacemos con los traidores? —le preguntó.
—¿Qué? —Él reaccionó.
—Los traidores, ¿sabes lo que pasa con ellos?
El hombre negó, la verdad era que estaba parado en un terreno peligroso y a lo único que apelaba era a la misericordia de Dios y a que le diera más fortaleza. De historias sobre piratería no sabía mucho, de hecho nada, su conocimiento era nulo.
—Eres inglés, ¿oíste hablar de Barbanegra? —insistió ella.
—No estoy seguro —contestó él.
—Ah sí… —sonrió ella—. Se me olvida que no eres hombre de mundo sino de… ¿monasterio? No sé si ustedes se recluyen allí pero bueno, el hombre se llamaba Edward Teach y le cortaron la cabeza para luego colgarla en el mástil de la proa exponiéndola como trofeo y advertencia.
El hombre tragó, si antes no se había interesado por la historia ahora sí, lástima que le era tarde. La mujer seguía sonriendo y de esa manera siguió caminando.
—Y eso sucedió en las Américas, allá por donde vas, no cerca pero si en la misma nación —agregó con picardía para dejarlo aún más asustado.
Al llegar a su hueco el hombre no pudo más y apenas alcanzó coger una cubeta, vomitó todo.


***
Notó que la puerta no estaba del todo cerrada y apenas empujando, la medio abrió y a través de la ranura miró la bañera de material blanco y fino; mármol. La mujer estaba de espaldas dentro de la tina bañándose, sólo le miró el pelo mojado, los hombros y los brazos, se apartó un momento de la puerta y tensó los labios, no era eso lo que esperaba ver y como la curiosidad es la perdición volvió a poner el ojo sólo para toparse con otra escena, ella se levantaba en ese momento por lo que pudo verla completamente desnuda. Tragó, sintió que el corazón se le desbocó, su piel era bronceada y atrayente, ella estaba de espaldas así que lo único que miró fue su pelo, espalda, su redondo trasero y las largas y contorneadas piernas. La mujer se escurría el agua de los brazos con las manos, a la vez que también se torcía el pelo para que no le chorreara el agua, poco más y si se giraba iba a verla de frente. El hombre estaba estático, su razón y conciencia le decía que se quitara de allí pero algo más le impedía moverse y no sabía qué. Antes de salir la mujer terminó de escurrirse completa y creyendo él que saldría desnuda y que la vería de frente, su vista fue opacada por algo más; una túnica blanca la esperaba para cubrirla pero ese no era el problema, el problema era quien sostenía la prenda y Matt se decepcionó más. El rubio que también estaba desnudo se acercó detrás de ella y la cubrió, con delicadeza le puso la prenda y de la misma manera la secó. Ella se giró y en ese momento él aprovechó para besarla con fuerza, ambos gimieron, la mujer lo sujetó del cuello y él levantándola a horcajadas haciendo que sus piernas lo rodearan, la sujetó del trasero que apretó y girándose del todo se perdieron de la vista del curioso, la cama ya no se miraba pero si se escuchaban los jadeos de ambos y el choque de los cuerpos por el encuentro. Matt intentó cerrar la puerta y con una sensación extraña de decepción y culpa regresó al pasillo para irse a su catre, (...)


Y esto es parte de lo que encontrarán, si bien hay una trama establecida las escenas algo candentes también están y de hecho confieso que hubieron algunas que me costó mucho describirlas como lo que pasó en la taberna de Cesare, la visita que Barrabás le hizo a Salamandra cuando lo encuentra con cuatro rameras, la narración de la Emperatriz cuando le cuenta a Matt sobre la realidad de lo que pasó en Puerto de la Cruz, el recuerdo de ella misma cuando debió perder la virginidad y antes de eso debió ser espectadora de una escena completamente sexual y parte de la experiencia del mismo Barrabás cuando recuerda su precio por convertirse en pirata (esto último en el segundo libro.) Siento que son narraciones algo crudas y por eso advierto si eres sensible y selecto con tus lecturas y porque obvio, ese no es mi estilo al escribir así que lo considero una evolución de mi parte pero no sólo leerán cosas así, hay muchas frases para reflexionar a lo largo de ambos libros como también escenas sensuales y románticas aún en medio de otras situaciones que envuelven a la Emperatriz y los hombres que la rodean pero como siempre siendo fiel a la trama completamente histórica que abarca la bilogía situada en ese siglo XVIII entre los reinados de Felipe V de España y Jorge de Inglaterra como también las locaciones caribeñas en donde se ambienta la historia como La Española, Tortuga, Port Royal, Bahamas y demás Antillas.
En lo personal como dije me siento orgullosa de lo que logré con la historia, espero le den una oportunidad y decidan ustedes en qué categoría entra porque hasta eso me costó poner en amazon, se supone que es histórica e historias del mar, no encuentro otra categoría pero igual espero que si te gusta este género disfrutes la lectura. La bilogía de "La Emperatriz" está completa, disfruta de una aventura pirata en ficción histórica, esto es lo nuevo de mi colección.

La Emperatriz (libro 1)
La Emperatriz (libro 2)